¿Qué son las Ondas de Choque?

Son ondas de presión que se desplazan a través de un medio a la velocidad del sonido. A nivel médico, se utilizan desde 1980 para la fragmentación de los cálculos renales y uretrales. Posteriormente se han desarrollado múltiples utilidades médicas. Las ondas de choque empleadas en disfunción eréctil son de baja energía, diferentes a las empleadas para la fragmentación de cálculos.

Actualmente, las ondas de choque de baja energía se utilizan para:

  • mejorar la circulación sanguínea.
  • estimular la generación de vasos sanguíneos.
  • producir relajación muscular.
  • eliminar puntos dolorosos.
  • Romper las placas de fibrosis.
  • Quitar el dolor.
  • Aumentar la erección y la eyaculación.

¿Para qué se utilizan las Ondas de Choque de baja energía?

Se emplean para el tratamiento del dolor en múltiples procesos traumatológicos (fascitis plantar, tendinitis, codo de tenista, etc..) por sus efectos analgésicos y antiinflamatorios, con unos resultados excelentes.

Recientemente, múltiples estudios han demostrado que las ondas de choque favorecen la neovascularización, es decir, la formación de nuevos vasos sanguíneos y producen un efecto beneficioso sobre la circulación sanguínea.

Se emplean para mejorar el flujo sanguíneo de los vasos y músculo cardíaco en casos de infarto de miocardio. En estos casos las ondas de choque mejoran la formación de nuevos vasos sanguíneos y la reperfusión del corazón. El pico de la formación de nuevos vasos sanguíneos se prevé sobre las 4 semanas después de acabar el tratamiento. En pacientes con Enfermedad de Peyronie las ondas de choque mejoran el dolor y la erección actuando sobre la placa de fibrosis y sobre el tejido eréctil.

 

Ondas de choque en disfunción eréctil

Se han publicado diferentes estudios sobre la utilización de ondas de choque de baja energía con el objetivo de curar a pacientes con disfunción eréctil de causa vascular. En la actualización de la Guías de la Asociación Europea de Urología de 2013 (Guidelines on Male Sexual Dysfunction- European Association of Urology 2013) el tratamiento con de ondas de choque de baja energía se incluye como una opción terapéutica muy prometedora sin efectos adversos.

Varios trabajos han presentado que los pacientes con disfunción eréctil vascular tratados con ondas de choque de baja energía mejoran su función eréctil y su función endotelial. Ningún paciente presentó dolor ni efectos adversos.

Para la disfunción eréctil empleamos una profundidad de 15 mm. y aplicamos las ondas de choque de baja energía en 5 zonas del pene para mejorar la circulación sanguínea y estimular la neovascularización.

El tratamiento consiste en una sesión semanal en la que se aplican 6000 ondas de choque de baja energía en cinco zonas del pene para poder actuar sobre la totalidad del tejido eréctil. Se realizan 6 a 10 sesiones (una por semana) y los mejores resultados se observan a partir del segundo tratamiento al desaparecer el dolor, luego aumenta la erección y por último la eyaculación.

Cada sesión tiene una duración aproximada de 20 minutos y al acabar el paciente se marcha a su casa.

Muchos de los pacientes que necesitaban tomar pastillas para tener buenas erecciones las han recuperado si tener que tomarlas y otros pacientes que no respondían a las pastillas han conseguido una buena rigidez tras el tratamiento con ondas de choque de baja energía.

 

 

¿Tienen efectos adversos las ondas de choque de baja energía?

  • Las ondas de choque de baja energía no producen dolor y son aplicadas directamente sobre el pene sin necesidad de anestesia.
  • No produce ningún tipo de reacción sobre el pene ni ningún efecto adverso.